“El pueblo bajo ninguna circunstancia permitirá ser intervenido por una potencia extranjera”




Esteban Diotallevi
Periodista argentino
@ElArgentinoRT


Artículo publicado en la edición impresa de Correo del Alba N° 59

En el marco de los muchos intentos del establishment por derrocar al gobierno democrático del Presidente Nicolás Maduro, Correo del Alba dialogó con el ministro de Defensa de Venezuela y jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, Vladimir Padrino López.

Este hombre clave de la revolución chavista brindó detalles de las diferentes operaciones que se realizan contra su país y contra la figura del Presidente Maduro desde los medios de comunicación y los centros de poder del imperialismo. Planes que, para Padrino, “son pensados desde Washington” y ejecutados a nivel nacional por la oposición anti bolivariana. Además, explicó cómo funciona la “Operación Tenaza” en las zonas fronterizas del país.

Según relató el ministro, el último capítulo de esta ofensiva tuvo su máxima expresión cuando los sectores más reaccionarios de la derecha antichavista se atrincheraron en la sede de la Asamblea Nacional para iniciar unilateralmente un proceso de destitución presidencial, con el argumento de que existía una situación de “abandono de cargo” y haciéndolo responsable “penal y político” de la “ruptura del hilo constitucional del país”.

Esta estrategia, denominada por los mismos golpistas como “Operación Cóndor, Plan Rock and Roll”, promovía la destitución de Maduro y, a su vez, articulaba otras acciones desestabilizadoras que incluían la toma del poder por la fuerza. A pesar de que este nuevo intento de golpe de estado estuvo cuidadosamente diseñado, las fuerzas de seguridad, junto al pueblo que irrumpió en la Asamblea Nacional, desactivaron el complot.

Posteriormente, la investigación de estos hechos determinó que el plan salió a la luz luego de que una persona fuera detenida con dos potentes explosivos y dos granadas lacrimógenas en su poder. Este individuo, identificado como José Vicente García, resultó ser un concejal opositor del Municipio de San Cristóbal, quien en su WhatsApp contenía detalles de toda la conspiración.

El Pentágono, las cinco caras del mal

En el contexto antes mencionado, pero más enfocado en el plano internacional, el ministro Padrino señaló que “la ofensiva externa es digitada por el Comando Sur del Pentágono”, organismo al que definió como “una verdadera amenaza para toda la región y, en particular, para Venezuela”. 

“Este organismo tiene una intención solapada, como todas las estructuras en las que EE.UU. interviene más allá de sus fronteras, ellos trabajan con la fachada de la lucha contra el narcotráfico y de la ayuda humanitaria para poder justificar una intervención en cualquier país”, afirmó el funcionario al referirse puntualmente a los dichos del ex jefe del Comando Sur, John Kelly, quien en septiembre del año pasado, cuando aún ocupaba el cargo, lanzó la idea de que en Venezuela había una “crisis humanitaria” y que se necesitaba una “intervención militar para contrarrestarla”. Idea que luego tomó el expresidente de Colombia, Álvaro Uribe, y otros personajes de la política internacional, y que los medios internacionales se apresuraron en instalar en la opinión pública, como un hecho indiscutible.

“El Comando Sur es la plataforma de intromisión militar y política desde donde se impulsa la idea de la crisis humanitaria”.​

Como jefe de las Fuerzas Armadas venezolanas, Padrino aseguró sin titubear que “el Comando Sur es la plataforma de intromisión militar y política desde donde se impulsa la idea de la crisis humanitaria”. A su vez, remarcó que “muchas veces se critica a las FF.AA. Bolivarianas por asumir posturas políticas, pero cuando es un militar y vocero del Pentágono el que hace declaraciones políticas extraterritoriales, con impacto geopolítico en toda la región, nadie lo critica, nadie dice nada”. 

Además, señaló que “continuamente monitorean la región” y que el ejército de los EE.UU. está listo para una invasión, ya que “John Kelly lo reconoció abiertamente al decir que: ‘cuando se presente una crisis humanitaria en Venezuela estaremos listos para intervenir’”. “La amenaza es potencial porque sabemos que realizan operaciones de inteligencia terrestre y con naves militares que sobrevuelan el área”, agregó el ministro.

Al respecto, Padrino amplió: “Violan nuestro espacio aéreo y toda la región de información de tráfico vuelo. A pesar de que deben informar su ruta, porque es una medida de seguridad aeronáutica internacional, no lo hacen. Sin embargo, nuestro sistema de vigilancia y defensa aérea detecta toda la actividad que hacen estas aeronaves por todo el sector fronterizo con Colombia y el caribe occidental y el central”. (Ver recuadro)

Operación Tenaza

“La Operación Tenaza es otra de las maniobras creadas directamente desde Washington. La intención es atacar a Venezuela por ambos flancos. Por un lado, recordemos que en Colombia hay al menos siete bases militares con fuerte presencia del ejército de los EE.UU. en ellas, desde las que se hacen operaciones de inteligencia, vigilancia y exploración. A esto se le ha sumado una ofensiva desde la frontera este, ya que con la asunción de David Granger como presidente de la República Federativa de Guyana se agudizó una disputa por territorio, que se estaba dirimiendo en Ginebra desde 1966, pero que el actual mandatario no quiere reconocer. Así es que se inició un nuevo conflicto donde no lo existía”, explica el jefe de las FF.AA. Bolivarianas. (Ver mapa)

“EE.UU. interviene más allá de sus fronteras, trabaja con la fachada de la lucha contra el narcotráfico y de la ayuda humanitaria para poder justificar una intervención en cualquier país”.

Para Padrino, la “estrategia de Washington es la de crear una división en el Caribe”. “El Comandante Chávez posicionó a esta zona geopolíticamente, creó Petrocaribe y generó un clima de unidad y hermandad entre los pueblos del Caribe y Latinoamérica. Entonces, desde Colombia y Guyana, la Operación Tenaza procura quebrar esta unidad. Y con el golpe de estado en Brasil, Venezuela ha quedado sitiada”.

La Gran Misión y la guerra no convencional

En relación a la supuesta “crisis humanitaria”, Padrino señaló que “hay una problemática coyuntural producto del desabastecimiento inducido”. Aunque aclaró que esa situación poco a poco “mejora” gracias, entre otras variantes, al lanzamiento de una iniciativa cívico-militar llamada “Gran Misión de Abastecimiento Soberano y Seguro”, donde las FF.AA. cumplen un rol central.

“Una de las tareas de esta Gran Misión, lanzada por el Presidente Nicolás Maduro en julio de este año, es la de solventar cuestiones logísticas y la de prevenir dificultades en la distribución de insumos y alimentos. Otra de sus funciones es la de identificar todos los mecanismos de la doctrina de la guerra no convencional que lleva adelante los EE.UU., ya que hemos detectado que no solo se trata de una guerra económica y política, sino que además apuntan a lograr un fuerte impacto mediático a nivel nacional e internacional, para hacerle creer al mundo que estamos en una grave crisis institucional y democrática”, detalló Padrino.

“Se trata de una gran campaña de desprestigio contra nuestro Gobierno y nuestro Presidente. Es un ataque contra la Revolución Bolivariana y contra todos sus líderes; contra el titular de la Procuración, contra el Consejo Nacional Electoral, contra el Tribunal Supremo de Justicia y contra las Fuerzas Armadas. Es decir, todas las instituciones y sus cabezas visibles son víctimas de ataques sistemáticos, para vulnerar su credibilidad e irlos quebrando” añadió.

Esta política de acorralar y desprestigiar a instituciones y funcionarios también se lleva adelante dentro de las fronteras de los EE.UU., ya que hay políticos y militares venezolanos embargados por supuesta corrupción, a los que relacionan con el narcotráfico. El gobierno estadounidense también tiene en la mira al mismísimo Ministro de Defensa y a otros referentes políticos y sociales del país.

“En Venezuela se ha generado una nueva conciencia política y el pueblo conoce sobre las victorias sociales que se han alcanzado y nadie está dispuesto a perderlas”.

“Existen muchos casos –dice Padrino–, el Mayor General Néstor Reverol, actual Ministro del Interior y Justicia, fue centro de los ataques. Esta es otra de las prácticas de difamación, señalar, acusar y desprestigiar para ir quebrando los liderazgos. Reverol fue jefe de la Oficina Nacional Antidrogas y también comandante de la Guardia Nacional y unas horas antes de ser colocado al frente del Ministerio del Interior dieron a conocer la acusación formal que hizo una fiscalía de Nueva York. Además, ha habido acusaciones contra varios cuadros militares que han manejado la inteligencia en Venezuela, como es el caso del General Carvajal Vargas. También han lanzado injurias contra Diosdado Cabello, es decir, son varios los casos y está claro que esto forma parte de una metodología recurrente para desestabilizar a Venezuela”.

Ante este acoso, el funcionario asegura que EE.UU. no tendrá éxito. “Nos han subestimado porque se creen que nuestros militares son los mismos de hace 20 o 30 años. Han hecho muchos esfuerzos para infiltrarse y captar oficiales, pero han fracasado. Esto se debe a que nuestras FF.AA. fueron forjadas por el Comandante Chávez. Creen que nos vamos a prestar a las jugarretas imperiales, a los juegos de poder, el ‘quítate tú para ponerme yo’, pero estamos muy por encima de ese juego. Estamos para hacer respetar nuestra soberanía, la Constitución y los intereses del pueblo. Porque no somos una fuerza de ocupación ni de represión, estamos al servicio del pueblo y para solucionar problemas, no para crearlos”.

La Revolución Bolivariana

Tras dar detalles sobre la política desestabilizadora de los EE.UU. contra Venezuela, Padrino lanzó una de las hipótesis sobre los verdaderos intereses por los que se articulan estas ofensivas: “Nuestro país se convirtió en un referente regional a partir de Simón Bolívar y con el Presidente Chávez se convirtió en un ejemplo de soberanía y resistencia antiimperialista en todo el mundo. Para bien o para mal, nunca se ha conocido tanto a Venezuela como se la conoce hoy en día. Estamos dando una demostración de soberanía, dignidad y gran autoestima”.

“Por otro lado –remarca Padrino–, tenemos una posición geopolítica muy importante en el continente, frente al Caribe y con apertura a toda América del Sur, además poseemos grandes riquezas naturales, las mayores reservas de petróleo, gas y agua del mundo. También tenemos el Arco Minero de Guayana, rico en oro y en otros minerales. Conscientes de nuestro potencial, vamos a defender nuestros recursos y nuestra soberanía y nunca nos vamos a poner de rodillas ante imperio alguno o los poderosos que quieren terminar con esto”.

 El respaldo popular 

A pesar del bombardeo constante de medios de comunicación locales e internacionales y del fuerte boicot industrial y comercial que provoca desabastecimiento, el pueblo continúa con su apoyo al gobierno y al Presidente Maduro. Frente a una situación similar, en otras épocas, la población venezolana se hubiera levantado, como lo hizo en el “Caracazo”, sin embargo, esto ahora no pasa. Vladimir Padrino explica a qué se debe este respaldo popular.

“Para que haya Patria no puede haber un sistema distinto al socialismo, porque sería un sistema subyugado, doblegado a los intereses imperiales”.

“Después de la muerte del Comandante Chávez mucha gente pensó que muerto el rey se acababa la fiesta, pero él no aró en el mar –remarca–, ha dejado sembrada la semilla de la conciencia bolivariana y al pueblo politizado. En Venezuela se ha generado una nueva conciencia política y el pueblo conoce sobre las victorias sociales que se han alcanzado y nadie está dispuesto a perderlas por causa del capitalismo y el imperialismo. Hoy reina una nueva conciencia liberadora, progresista, con ganas de salir adelante y, sobre todo, bajo una doctrina libertadora. Esto no pasaba en Venezuela en el año 89, durante el ‘Caracazo’, cuando el pueblo estaba despolitizado y sin interés por el desarrollo del país ni por el suyo propio”, sentenció Padrino. 

Las FF.AA. y el legado de su Comandante

“Hugo Chávez representó una gran ruptura superadora para la historia de Venezuela y la región. Él recogió y le volvió a dar vigencia a la esencia bolivariana. Fue un líder militar, hecho líder político y también un estadista regional y mundial. Además, tenía un profundo conocimiento de las Fuerzas Armadas y del Estado. Ese hombre fue nuestro Comandante Supremo, y lo sigue siendo, porque es una referencia espiritual para todos nosotros”, de esta manera Padrino describió el legado de la doctrina chavista que hoy profesan los militares venezolanos.

El ministro también contó cómo conoció a Chávez en la academia y explicó cuál es la idiosincrasia de la tradición militar en su país, algo que la diferencia de las FF.AA. del resto de Latinoamérica. “Como decía el Libertador Simón Bolívar, Venezuela es como un ‘vivac’, es como un campamento militar. Acá se formaron guerreros, los pueblos originarios fueron guerreros y la posterior estirpe criolla también lo fue, Miranda, Bolívar y Sucre eran tan buenos en el pensamiento político como en el militar. Hugo Chávez comprendió esta combinación de elementos y cuando ingresó a la escuela militar se encontró con lo que realmente era: un guerrero. Yo lo tuve en la academia como profesor, era un jefe militar en toda la extensión de la palabra, que siempre daba el ejemplo y que tenía todas las cualidades para ser un gran líder”, relata Padrino.

La tradición socialista

En varias oportunidades Chávez mencionó a Vladimir Padrino, siempre resaltando su amistad, su lealtad y su compromiso con la Revolución Bolivariana. La relación entre ambos comenzó en la academia militar y desde aquel entonces su coincidencias ideológicas convergieron. “Yo me considero un soldado bolivariano de raíz. El bolivarianismo es una doctrina política, filosófica, geopolítica y militar, y cuando uno comienza abrir los ojos al mundo, como lo hizo el mismo Hugo Chávez, y comienza a conocer las corrientes tanto políticas, como económicas y sociales, descubre que el bolivarianismo se sienta en el socialismo y en la autodeterminación de los pueblos y esto es absolutamente incompatible con el capitalismo. Por eso es que, como soldado bolivariano, también soy socialista”, asegura.

“El bolivarianismo se sienta en el socialismo y en la autodeterminación de los pueblos y esto es absolutamente incompatible con el capitalismo”.

“El Comandante Chávez lo definía de una manera magistral, cuando él decía ‘independencia y patria socialista’. O sea, para que haya Patria no puede haber un sistema distinto al socialismo, porque sería un sistema subyugado, doblegado a los intereses imperiales y, por supuesto, un sistema completamente dependiente del capital internacional”, explica Padrino.

¿Cuál es el mensaje para el pueblo Latinoamérica?

“Que siga luchando, la verdad se defiende hasta el final. Cuando uno siente la verdad en el corazón y luego se racionaliza, uno lucha por esos principios. Uno está dispuesto a llegar hasta el final por un proyecto tan hermoso como es el proyecto bolivariano, la Patria Grande”.

Jueves 16 de Febrero de 2017